ᐈEl Espacio Público de la Ciudad de México -【México】

Actualizado: 19 de dic de 2019


Esta publicación se suma a la idea de generar espacio público con diseño, orientado a la recuperación y habilitación de espacios con potencial para las actividades recreativas, ambientales y económicas para la vida pública de la Ciudad de México.

Fuente de la imagen: https://mxcity.mx/2018/06/todo-lo-que-pasa-en-la-ciudad-de-mexico-en-un-minuto/ciudad-mexico-1/

El tema nace de ciertos recorridos por la Ciudad de México y ver que las actividades públicas se resumen en el flujo de personas que van de un lugar privado a otro lugar privado y observo que en ciertas zonas existe escasez de espacios aptos para la expresión y la vida social de los habitantes y surge la pregunta de ¿Qué es un espacio público?, ¿ Cuál es la calidad de vida que tenemos entre los edificios?¿Como influyen los factores culturales, económicos, sociales y espaciales en los espacios públicos? ; por otra parte observo que ha adquirido gran importancia este tema en el diseño y administración de estos espacios en la ciudad, en donde se ha creado un órgano desconcentrado de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (SEDUVI) del Gobierno de la Ciudad de México. que se llama "La autoridad del espacio público" en donde se ha dado prioridad a la creación de espacios públicos con ciertas condiciones que han sido puntos atractivos de esparcimiento y que han generado beneficios a su contexto inmediato y han cambiado ciertos aspectos en el modo de vida de las personas.

Para 1950 la Ciudad de México albergaba 3.1 millones de habitantes, hoy en día cuenta con más de 8 millones y si contamos los municipios que integran la zona metropolitana la cifra asciende a los 20 millones según datos del INEGI, creció 2.5 veces prácticamente, pero su mancha urbana creció 8 veces, de abarcar en 1950 28,300 hectáreas a 237,900 hectáreas, lo cual refleja la manera en qué hemos construido y organizado la ciudad, una mancha urbana que crece más rápido que la población,que impide la interacción entre los espacios públicos y privados debido a la falta de planificación previa y planes integrales que regulen la manera en que se crece; en la Ciudad de México, la expansión urbana del centro a la periferia ha ocurrido en forma indiscriminada, discontinua, desarticulada, extensiva e incontrolada, con déficit permanente de infraestructura y servicios, ocupando áreas agrícolas y forestales de su entorno con elevados costos económicos, sociales y ambientales que comprometen el desarrollo.

https://onuhabitat.org.mx/index.php/superficie-de-cdmx-crece-a-ritmo-tres-veces-superior-al-de-su-poblacion

Fuente de Imagen 01: https://onuhabitat.org.mx/index.php/superficie-de-cdmx-crece-a-ritmo-tres-veces-superior-al-de-su-poblacion

Por otra parte el factor del suelo urbano se distribuye en 51.8 % para usos de vivienda, 21 % usos mixtos, 10 % a recreación y espacios abiertos, 8.8% a equipamiento, 4.8% a industria y comercio, y el 3.4% a vialidad primaria. Por lo cual asociando los tres factores observamos que la vivienda crece bajo el modelo eminentemente expansivo como el porcentaje mayor de uso de suelo, haciendo difícil la planificación en temas como la movilidad, los espacios públicos, medio ambiente, servicios, basura, seguridad, la misma vivienda, etc; el espacio público se vuelve entonces en todo lo que alberga la vida colectiva generando relaciones con la propiedad privada que van desde el sistema vial, plazas, paseos, parques, jardines, instalaciones de transporte, entre otros; pero que se ven fragmentados y aislados por los asentamientos irregulares sobre grandes reservas territoriales en donde los habitantes dependen del automóvil debido a la lejanía para encontrar los servicios, trabajo y ocio, haciendo que las calles primarias seccionen la ciudad y dificulten la interacción e intercambio social.

La horizontalidad de la Ciudad de México podría tener otra calidad de vida dando prioridad a uno de tantos aspectos por mejorar como los espacios públicos, en donde se motive al encuentro y al ocio de las comunidades locales, creando nuevas formas de pensar y de vivir la ciudad.

La Ciudad de México más que un producto de una planificación racional de conjunto, expansión y morfología obedece a la toma de decisiones sobre la marcha en donde los instrumentos que intentan regularlas como los programas de desarrollo urbano y normatividad son frecuentemente poco exitosos. La gran ciudad de México es un constante estado de azar, de construcción parcial y desequilibrio,es algo continuo de reposición y modernización. ( Oscar Terrazas Revilla)

Fuente de Imagen 02: https://www.notimerica.com/sociedad/noticia-contaminacion-alcanza-niveles-peligrosos-ciudad-mexico-20170523184523.html

La ciudad se ve fragmentada por su estado continuo de cambio en sus formas y por las funciones que se deben realizar en un lugar determinado; al recorrerla notamos diferencias en todo momento, no hay uniformidad, parecieran múltiples ciudades que se unen para tener un nombre común, que guardan en cada rincón características propias que te hacen preguntar si aún te encuentras dentro de la ciudad. Se aprecia un mosaico desintegrado y disperso en la ciudad de funciones como, vivir, trabajar, comprar, estudiar, divertirse,etc. ; que hace que el ciudadano tenga que desplazarse a través de su gran extensión de la trama irregular de la ciudad para llegar a un punto para realizar sus actividades,: como ya vimos la ciudad en su proceso de expansión guarda en la mayor parte del territorio uso habitacional complementado por otros usos como el industrial, comercial, recreación, etc. distribuidos de manera irregular, en donde la manera de conectar las actividades es por medio de arterias de vías para el automóvil y el transporte publico, que mas allá de dar continuidad e integrar a la ciudad, divide y fragmenta la libertad de los flujos de los ciudadanos.

La ciudad se vive de una manera aislada, encapsulado la mayor parte del tiempo en un coche o transporte publico para poder llegar a un punto y realizar alguna actividad en donde las personas están obligadas a participar diariamente, por lo regular se refieren a espacios privados, en donde no se percibe la vida colectiva de la ciudad. Los lugares que podrían ser elementos urbanos de integración de la ciudad, mejorando calidad de vida de sus habitantes y que permiten desarrollar otro tipo de actividades como dar un paseo, disfrutar del sol y el aire, son los espacios públicos. Elementos articuladores de relación e identificación, de cohesión e integración.

Fuente de Imagen 03: https://www.pasala.com.mx/noticias/nacionales/trafico-de-la-ciudad-de-mexico-tiene-solucion

El sentido de adhesión y de responsabilidad por los lugares en donde vivimos, nacen de los procesos de integración, apropiación y pertenencia con dinámicas culturales, económicas, históricas, de seguridad, etc. Si la ciudad se encuentra dispersa y configurada de diferentes maneras a lo largo de su territorio, su organización debe obedecer a una situación particular ( local),que debe responder a ciertas condiciones económicas, sociales, culturales, ambientales y espaciales que ayuden a la integración de la ciudad.

Las ciudades se conocen a través de sus espacios urbanos. Tal vez no hay mayor deleite que deambular por las calles y plazas de una nueva ciudad y explorar sus rincones y monumentos históricos. El descubrir la armonía en la configuración de sus espacios urbanos, la sobriedad o exuberancia de su arquitectura envolvente, los contrastes de luz entre las edificaciones que hacen resaltar sus volúmenes y elementos arquitectónicos como porticados o balcones, los sonidos que emite una fuente y la alegre música de algún grupo tocando en un kiosko. Todas estas sensaciones quedan registradas en nuestra memoria y llegan a formar parte vibrante de la ciudad y de como nos identificamos dentro de ella, según Manuel de Solá-Morales.

Fuente de Imagen 04: http://cdmxtravel.com/es/destinos/centro-historico.html

Los espacios públicos hacen querer pertenecer a ciertos zonas de la ciudad o vivir en otra parte del mundo, en donde las condiciones son mucho más atractivas para salir y hacer actividades al aire libre, son indispensables estos espacios para recibir información acerca de la relación que tenemos con la gente y nuestro entorno inmediato; no quiere decir que en zonas donde no haya espacio público no se genere el intercambio social; las calles, los puntos de referencia, las tiendas, los mercados, las plazas comerciales, las universidades, las bibliotecas, los restaurantes y muchos lugares privados generan esta convivencia colectiva pero se vuelven más selectivos; un espacio público adopta la diversidad de ideas y personas en un mismo lugar y según Jan Gehl la experiencia de estar con otras personas supone una oportunidad particularmente animada para recibir estímulos. Comparada con la experiencia de ver edificios y otros objetos inanimados, la de estar con gente que habla y se mueve ofrece abun